miércoles, 19 de agosto de 2009

¿Por qué nos pone tanto El Duque?

Echando un vistazo a las revistas chorras que se ojean cuando se toma el sol, el otro día en la playa acabé hablando con unas amigas sobre el personaje de El Duque y el tirón que ha tenido. Porque a veces una tiene que remarcar lo obvio que hay personas que se les va la olla y confunden las cosas: el Duque es un personaje, el actor no tiene nada que ver con él. Obvio, obvio, lo sé. Pero a veces veo todas esas fans locas que se le tiran al pobre encima con tanta pasión que creo que más de una no distingue entre realidad y ficción. Pero bueno, el tema del que decía que estuve comentando con mis amigas es el por qué de tanta atracción hacia este personaje. Porque para seros sinceros yo empecé a ver la serie más tarde que los demás. Al principio lo del título no me gustó nada pero luego como te meten al tío hasta en la sopa me dije "está bueno, vamos a ver de qué va esto" y me enganché. En otras palabras, ¿por qué nos pone tanto este chico? Me refiero a que te pone como una moto, no a que te enamora, aunque luego a veces también enamora un poquillo claro está. Las conclusiones a las que llegamos son las siguientes:

1. El tío está cañón. Alto, proporcionado, fibrado, con un culazo divino, mejor no sigo... Porque si el tío no estuviera bueno aunque los otros puntos se cumplieran no hay nada que hacer. Para que te ponga alguien tiene que resultarte atractivo visualmente.


2. Tiene un estilazo vistiendo que mmmmm está claro que la percha por sí sola vale mucho, pero no está igual de bueno este chico en chándal que con sus pantaloncitos, su cinturón, su camisita bien planchadita y esa americana que tan bien le sienta. Yo soy un cero a la izquierda a la hora de hablar de moda y marcas y cosas de esas pero las que entendéis qué diríais, un estilo Massimo Dutti?

3. La barbita de tres días que le da ese toque de tío salvaje y peligroso pero con sentido de la higiene.

4. El pelo corto siempre. No conocía a este actor antes pero he visto algunas imágenes donde sale con unas greñas que no parece ni él. A mí personalmente siempre me gustan los chicos con el pelo corto corto pero a este chico en concreto le favorece muchísimo para mi gusto.

5. Una vez repasada la lista de: tío cañón, bien vestido, con barbita de peligroso, y el pelo cortito nos queda su galantería. El tío es malo-malo (un asesino, incluso) pero es un hombre de negocios educado, habla bien, con todas sus letras, se le ve organizado, planificador, se toma sus momentos para pensar bien las cosas, no actúa tanto por instinto como de forma racional, tiene sus propias normas y las cumple, disciplinado, etc. Es un anfitrión detallista que se preocupa de que su invitado (aunque sea otro asesino narcotraficante) lo encuentre todo a su gusto. Suele tratar a las mujeres con respeto, al menos a mi me parece que siempre las ha mirado todas a los ojos- no como sus hombres a los que se le iban los ojos para más de un sitio con las niñas. Él no, él es un caballero (si no tiene que cargarse a alguna, que no se me ha olvidado el primer capítulo no!).

6. Es un tío serio y frío pero cuando sonríe se derriten hasta los cubitos del whisky. No me negaréis que tiene una sonrisa preciosa. Que eso también es importante: a pesar de haber recibido hostias hasta en el carné de identidad durante toda su vida el chico tiene todos los dientes, bien puestecitos y con un color blanco-normal (y mira que fuma el colega!).

7. Aunque sabemos que es un asesino solemos olvidar ese detalle porque nos muestra su lado tierno y de buenazo con su amor hacia Catalina. La hermana pequeña de su mejor amigo de infancia, un amor puro que siempre defiende a muerte. Con ella puede mostrar su otro yo, con ella no es "El Duque", es Rafa. Y Rafa es un chico dulce, romantiquísimo, cariñoso, atento, que sabe escuchar, protector, tierno, etc. Aunque si sólo fuera así se habrían hecho amigos y punto. Porque la diferencia entre tu mejor amigo y tu novio es que con uno te acuestas y con el otro no. Es decir, que uno te atrae sexualmente y el otro no. ¿Y qué tiene que hacer para atraerte? Pues no ser tan bueno y tan dulce y ser un poco malote de vez en cuando. Un tío sexy, que se deja llevar por su instinto y que no siempre te mira a los ojos. Está claro que a cada uno le excita lo que le excita pero a la mayoría le excita más un buen empujón contra una pared y un beso de los que te meten la lengua hasta el esófago que una frasecita romántica y un tierno y lento beso en los labios. ¿O no? Bueno, como siempre para gustos los colores.

8. Su chica es su chica y es intocable. Y así se lo deja de clarito a todos los demás. Pero no sólo a los hombres, también a las mujeres. Es un hombre enamorado y fiel. Y eso normalmente a las mujeres nos suele poner bastante. Que un tio esté tan bueno y tenga tantas opciones pero que ni las tenga en cuenta porque solo tiene ojitos para su enamorada nos derrite. Solemos entender la fidelidad como un símbolo de confianza y de amor verdadero y no un encaprichamiento pasajero.

9. Perspectivas. Es un tío con planes de futuro. Tiene sueños, metas, esperanzas. Sueña con una vida alejada de todo lo que es ahora. Una vida tranquila, legal, con un hogar lleno de amor y de hijos. Esto a las mujeres normalmente nos encanta. Un tío con planes. No se trata de alguien que va por la vida caminando sin rumbo. Él tiene unos planes y tratará de alcanzarlos. Es un síntoma de madurez y compromiso. Nos suele suscitar un sentimiento de confianza en esa persona. Además tiene en mente una futura estabilidad, cosa que la mayoría deseamos.

10. Por último, en mi opinión, otra cosa que le hace irresistible es su lealtad. Es un tío auténtico, justo, tiene unas normas que sigue y el que las quebranta recibe su castigo. Valora muchísimo la verdadera amistad y se la juega por sus amigos de verdad. Es un hombre leal, fiel y en el que se puede confiar.

Esas son las características que para mí hacen que El Duque sea irresistible y que a menudo caigamos rendidas a sus encantos y soñemos con tener una aventura con él (dormidas o despiertas) olvidando por completo su profesión de narcotraficante y asesino despiadado. Porque... si nos lo tomamos con humor, ¿quién es perfecto?

6 comentarios:

Hada dijo...

Algo en lo que diferimos: prefiero los hombres con cabello de mediano a largo... mientras más altos, mejor y si tocan la guitarra, mucho, mejor =)

Abrazos!

Anónimo dijo...

El tío está que te mueres y el post genial, me ha encantado!!

Es verdad eso de que los malos nos vuelven locas..

Dita Ciccone dijo...

he vuelto a saludarte...

Muchos cambios, sobre todo interiores, que ya te contaré...

Me he tenido que leer cien posts que me había perdido, pero para eso están los agostos en la oficina ,para matar las horas muertas de modo provechoso...

(el duque vive en el edificio que está enfrente de mi oficina, donde estoy ahora mismo sentada, y jamás le busco cuando baja a hacer jogging, como mis compañeras... me parece de lo más normal...)

Trasto dijo...

Ay que me derritooo!!!!jeje
Sí, nos encanta por todo eso que dices. Yo me quedo con su fisico, porque me gustan asi como... "dejados" en el sentido de barbva de dos dias, etc... y ese caracter como dices tu de que te "estampan" contra la pared y te meten la lengua hasta el esofago... jeje. Asi que afortunada quiene esté con el...o al menos Catalina cuando rodaba con el la serie jeje.
Besitos guapa!

nidiosniamo dijo...

Si es que hay cosas que no cambian...
La liberación femenina, la igualdad de género,... no son más que trapitos que toca ponerse esta temporada. A la hora de la verdad, lo que os gusta es un tío duro, que os haga carantoñas de vez en cuando y os haga sentir que valeis la pena, aunque vuestra precaria autoestima sea un castillo de naipes que se tambalea cada vez que le sorprendeis mirando a otra (es lo que pasa cuando una vende su alma al diablo). Que sea guapo, claro, la envidia del vecindario... "que todos, yo incluída, sepan lo que valgo". El hecho de que sea un asesino tampoco es tan grave: "Seguro que cambiará por mí, yo haré de él un hombre inofensivo... o bueno, mejor no." Pero sobre todo "que me proteja, que me haga sentir segura... como papá." Por eso os gustan tanto los "malotes", porque a su lado creeis estar a salvo, y porque en el fondo, en la entraña misma de vuestro subconsciente, lo que de verdad os pone... es el poder. Claro que esto, a la larga, no es muy compatible con el respeto mutuo, y ya no digamos con el amor, pero esa es vuestra cruz: os han hecho creer que no valeis nada por vosotros mismas, que debeis comprar vuestro valor, que él sabe lo que valgo, que si no hay celos, no hay amor, que quien bien te quiere te hará llorar... Y así os va, desde el Pleistoceno, y luego cuando ocurren las cosas que ocurren todo el mundo se pregunta ¿cómo es posible? ¿cómo pudo aguantar? ¿cómo no le denunció antes? En fin, que os voy a contar que vuestras almitas sumisas no sepan...

Britanny dijo...

Nidiosniamo:

En mi opinión, y en la de muchos, el sexo, la excitación, etc forma parte del instinto y por lo tanto: no es racional. Igual que a veces sabes que te has enamorado de un gilipollas perfectamente y no lo puedes remediar, no lo has elegido racionalmente. Igual que hay personas que sueñan con fantasías eróticas que les excitan al máximo pero jamás querrían que se hicieran realidad por nada del mundo. ¿Cuántas mujeres sueñan con un extraño que entra en su casa y las fuerza y ellas extrañamente disfrutan? ¿Cuántos hombres fantasean con un trío? Eso no quiere decir EN ABSOLUTO que esas mujeres quieran que las violen o esos hombres realmente quieran hacer un trío. Incluso es probable que en ambos casos sean personas con una vida de pareja totalmente satisfactoria. Pero a veces curiosamente lo que nos excita no es lo que más nos conviene, unos saben controlar esto y disfrutan del placer de fantasear y otros lamentablemente pierden el control y lo pasan realmente mal. Lo que le excita a cada uno es lo que le excita a cada uno, y que a una mujer le excite un hombre varonil con cierto toque agresivo y pasional en su carácter y que le inspire protección no significa que quiera ser mangoneada o maltratada por nadie. Que a una a veces le guste sentirse protegida no significa que no sepa cuidar de sí misma y tenga problemas de autoestima. No todo es tan simple como tú señalas. Que a una le excite un personaje en la ficción no quiere decir que le excite en la realidad, quizá porque inconscientemente sabes que es un personaje de ficción le "perdonas" defectillos como los que yo he mencionado poniéndole un poco de sentido del humor.

Entiendo tu opinión pero quizá deberías valorar este punto de vista, es muy injusto que compares esto con personas que viven en infiernos reales día a día amenazadas y temiendo por su vida a cada segundo. Es injusto que las culpes por ello, a veces no es tan fácil decir ¡basta! cuando duermes con alguien que sabes que cuando quiere algo lo consigue y que es capaz de quitarte la vida sin pestañear si se lo propone, la vida no se ve tan fácil como tú la planteas.