lunes, 3 de noviembre de 2008

Que un elefante no te impida ser feliz

Son las 23'56h, acabo de ver Posdata: te quiero. Una película preciosa. Otra película más para añadir a mi lista de "películas vitales". Esa lista que contiene películas que te dan un toque de atención. Ese toque de atención que a veces hace tanta falta, en esta sociedad exprés y superficial que a veces nos hace olvidar que estamos y que eso es lo importante: estar vivos, ser conscientes de ello, vivir el amor, disfrutar de salud, estar en paz con uno mismo. Por diversos motivos se ha llegado a sobrevalorar tanto el dinero que uno se exprime tanto el cerebro a diario sobre cómo ganar dinero o cómo ganar más dinero que a menudo suele olvidar que el dinero está creado como necesidad para vivir. Y vivir es disfrutar, sentirse vivo, ser feliz. Y la mayoría de las veces ni una casa más grande, ni ropa de marca, ni un descapotable, ni siquiera un yate te hace sentirte feliz, vivo, satisfecho, en paz. ¿Cuánta gente rica -podrida de dinero- es infeliz? Mucha. Hay mucha gente que nada en la bundancia económica y se siente desgraciada, vacía, sola, infeliz. Vive una vida de escándalos, desengaños amorosos, vicios y drogas e incluso a veces llegan al intento de suicidio en casos extremos. En cambio, ¿cuánta gente que está enamorada -aunque le cueste llegar a fin de mes- se siente triste, desgraciada o vacía? Sabemos que el dinero no da la felicidad, también sabemos que es necesario para vivir pero a veces olvidamos que lo importante de vivir es ser feliz. Siempre. Intentándolo todos los días. Y no pensando en cómo ganar más dinero ahora para poder ser felices en el futuro ¿Y si el futuro no llega? ¿Y si la vida es esto y no lo que planificamos para más adelante?
Ha habido algo en esta película que me ha recordado a Randy Pausch cuando hablaba de los sueños. ¿Cuántos renunciamos a nuestros sueños de la infancia porque no resultan productivos en la mundo adulto? ¿Qué hay de esa persona que un día renunció a su talento y su ilusión y lo cambió por un trabajo gris pero estable? No digo que lo adecuado sea dedicarse a ser vaquero, astronauta o diseñadora de moda pero quizá podamos encontrar la manera de ganarnos el pan con algo que nos satisfaga o que al menos nos deje tiempo para cultivar nuestras pasiones e ilusiones. Me niego a que mi vida gire en torno a la hipoteca. Aunque haya un elefante en la habitación sigue habiendo más cosas en ella.

8 comentarios:

Gaia dijo...

mmm
que gran verdad..tendre que ver esa pelo
lo que pasa que a veces "los arboles no dejan ver el bosque"
es triste porque en el fondo vivimos dos dias y es un insulto no aprovecharlos en este lado bueno del mundo en el que hemos tenido la suerte de "caer"
un abrazo

Gaia dijo...

FE DE ERRATAS
jajjaa perdon que estoy de lunes y de anginas
donde dice "pelo" debe leerse "peli"

simplementeyo dijo...

Gracias por esta gran y olvidada verdad... intentaré pasar de mi elefante (en mi caso mi desamor) y mirar el resto de la habitación (mis amigos, mi trabajo, mis alumnos, y vosotros.... ) Ah gracias por tu comentario y puedes dar todos los consejos q quieras serán bienvenidos... Por cierto mi psicologa es a través de una asociación y es gratis y además es una tia genial, así q es un placer estar con ella.
Ah, yo tb vi la peli y me gusto pr leete el libro q es muchísimo mejor (pero con gran diferencia).
Yo seguiré apuntando a los estrellas, no olvides hacerlo tú tb. besos grandes

MoHiKaNa dijo...

Dices muchas verdades. El dinero puede ayudarte a vivir cómodo pero no a ocupar el hueco de la familia, amigos y pareja.

Biquiños¡¡.

Gaia dijo...

Gracias por el comentario en mi blog
yo tambien me siento a gusto en el tuyo y seguiré visitandote
un abrazo

Real Dream dijo...

Me encanta que me visites, al igual que yo lo seguire haciendo. Son de agradacer tus comentarios.
La verdad es que seguramente si me pusiera a escribir no pararía... asi que pense en hacer algo mas breve jeje,en cierta manera cada frase puede reflejar una historia...
Un saludo!

Anónimo dijo...

Me gustaría encontrar a gente con la que comentar una novela que acabo de leer y que es de ese tipo de historias. Se llama Como la seda, de Sonsoles Fuentes. Os dejo un blog para que leas el primer capítulo:
http://comolaseda.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Asi es. Has encontrado el significado de la existencia de la vida.