viernes, 18 de abril de 2008

El sentido de la vida

Hace años que hay momentos en los que me paro a pensar en ello: el sentido de la vida. El sentido de la vida del ser humano y el sentido de mi vida en concreto. A veces uno no tiene tiempo para pararse a pensar en estas cosas porque se ve arrastrado por las corrientes sociales, sobretodo por la del trabajo que nos absorbe la mayor parte de nuestro tiempo y energía. Te pasas 10-12h fuera de casa entre trabajo y desplazamientos y cuando llegas a tu casa solo tienes ganas de poner la tv un rato mientras cenas o de cualquier cosa que no requiera mucha energía o te pueda provocar dolor de cabeza. De repente un día te paras, miras atrás y te preguntas si todo lo que has hecho, el punto a donde has llegado coincide con lo que tú querías conseguir o simplemente has seguido hacia adelante un día tras otro sin pensarlo. Acabar el instituto, trabajar o cursar estudios universitarios, trabajo, hipoteca, boda, hijos, etc. Parece el plan actual standard para el hombre o la mujer de la sociedad moderna occidental. Y de repente un día te sientes como vacío, como un robot, como si toda tu vida hubieras andado sin rumbo, camino o meta prefijada y te preguntas en qué punto te perdiste. ¿Qué es para ti la vida? ¿Qué sentido tiene? ¿Qué esperas de ello? Todas estas preguntas surgen de forma más común de lo que podemos pensar día a día, el problema es que uno no siempre tiene los medios, la energía o el tiempo necesario para pensar las respuestas y aplicar los cambios necesarios.

Yo estos últimos dos años he vivido demasiadas gotas gordas que colmaron el vaso y ahora mismo me encuentro absolutamente inmovilizada en ese punto, tratando de averiguar las respuestas para poder aplicar los cambios antes de que llegue el día en que eche la vista atrás y me lamente de no poder recuperar el tiempo para vivirlo como de verdad me hubiera gustado. Hay personas que lo tienen más claro que otras: el sentido de la vida es tener hijos, vivir la vida al límite, almacenar dinero para vivir lo más cómodamente posible, tratar de hacer felices a los seres amados, estudiar y aprender los errores de los demás para no comerter los mismos, etc.
Hace unos días leyendo el blog de un amigo encontré un post que hablaba de este preciso tema y me ayudó bastante a enfocarlo y concretarlo. Os dejo algunas de sus palabras:

Si la vida tiene algún sentido trascendental, es imposible conocerlo; por la sencilla razón de que todavía no somos capaces de responder objetivamente las cuestiones sobre la existencia de Dios. Si atendemos a las evidencias científicas que justifican nuestra presencia en la Tierra, podríamos inferir que el sentido de la vida es básicamente la supervivencia.

En cualquier caso, el punto de vista para abordar la pregunta tendrá que ser subjetivo. En mi opinión, la vida en sí no tiene ningún sentido particular. Como esta ausencia de significado nos decepciona, cada cual afronta este gran vacío como puede. Intentamos cubrirlo con nuestros objetivos, fantasías e ilusiones. Podríamos afirmar que el sentido de la vida consiste en superar el trauma de que no hay sentido de la vida. Cualquier recurso es válido si nos ayuda a olvidarlo.

Llegados a este punto, podría recurrir a salidas rápidas y tópicas como parafrasear a Lennon o copiar citas de pelis de Robin Williams… En el fondo creo que todo se reduce a vivir el día a día, con el consuelo tranquilizador de que estamos disfrutando todo lo que la vida nos ofrece; porque a nadie le gusta girar la cabeza y ver el vacío…


Después de pasar días reflexionando sobre ello y comentándolo con otras personas, saqué mis propias conclusiones: para mi el sentido de la vida del ser humano consiste en vivir siendo conscientes de eso, de que estamos viviendo en lugar de sobreviviendo. Porque vivir significa elegir, no dejarse llevar, tomar decisiones, tratar de disfrutar de cada instante y de ser feliz a toda costa. Es una oportunidad limitada que nos da el destino. Y digo limitada porque para vivir hay que nacer primero y como todo el mundo sabe, todo lo que nace muere. Así pues estamos destinados a morir, y aunque a veces tomemos más participación o menos en ese asunto que es nuestra muerte, la mayoría de las veces no depende de nosotros y no sabemos cuando nos llegará así que lo más inteligente es vivir siempre el presente, aunque con perspectivas de futuro y sin olvidar el pasado. Esa es mi opinión, fácil de explicar y difícil de aplicar, aunque mi opinión.

¿Cuál es la tuya? ¿Qué significa para ti el sentido de la vida?


Me encantaría que todo el mundo que haya dedicado unos minutos de su tiempo a leer este post me concediera un par de minutos más y me contara cuál es en su opinión el sentido de la vida. Creo que sería bonito comparar puntos de vista y echar un vistazo a los sueños, ilusiones y esperanzas de los demás.

"Quien ha sabido vivir, no le teme a la muerte".

Feliz fin de semana :)


4 comentarios:

MoHiKaNa dijo...

Una entrada interesante y a su vez de estas que te acen pensar. Estoy en estes momentos en una de esas fases que cuentas, llegar del trabajo y estar cansada, pero vamos a intentarlo. No sé cual es el sentido de la vida y a veces me lo he preguntado, sobre todo, en situaciones limite. Creo que es una de las oportunidades que nos ofrece eso que se hace llamar vida. Nacemos y estamos destinados hacer vivirla pero no como queremos realmente. Desde que nacemos estamos todos obligados a pasar por etapas que hasta que no tienes la mayoría de edad no decides retirar algunas y luego pasas a la fase de pasarlo mal sin saber por que vivir para estar "exclavo" de ciertas personas que decides tus leyes, tu economia e incluso la forma de vida. En fin, que es la vida, pues un paso más en algo llamado monotonia.

Biquiños.

Hada dijo...

Seguramente la vida tiene un sentido, o varios. Para mí es disfrutar todo lo que tenemos y realizarnos como personas, aprender algo nuevo cada día y dar todo lo que podemos de nosotros mismos a otros. Cada momento, cada persona y cada día nos darán enseñanzas y nos proporcionarán recuerdos, que es lo único que nos quedará al final del camino.

Gery dijo...

Antes de fallecer mi padre discutiamos este tema, en especial el miedo a la muerte, llegando a la conclusion de que no es la muerte en si lo que nos atemoriza sino, el sentimiento de dejar inconclusas cosas, de no haber amado lo suficiente, de no haber alcanzado la plenitud que buscábamos...es aqui donde me sincero y digo que la vida, hasta este momento, ha sido como la de un cangrejo tratando de escarbar en la arena para protegerse, mientras escarbo, llegan las olas del mar que inundan mi alma de un sin fin de ideas y sentimientos, me ponen pruebas para que mi esfuerzo se fortalezca... si muriera hoy seria feliz por haber logrado muchas cosas, pero me entristeceria el no ver mas la sonrisa de mi bebe por las mañanas!

Tati dijo...

Me encanta tu blog he leido varios de tus post y eso me indujo a crear el mio, la verdad pienso muy parecido a ti, para mi lo que importa es que nos realicemos como personas, crecer dia a dia y gastar nuestro corto tiempo en cosas que disfrutamos con las personas que queremos!