jueves, 25 de septiembre de 2008

¿Qué te comes primero la nata o el chocolate?

Esa es una de las preguntas que me habré formulado a mi misma millones de veces, sobretodo durante mi niñez. Veréis, a mi no me gusta mucho el chocolate, sin embargo la combinación nata-chocolate me encanta. El problema es que siempre dudaba sobre si empezaba comiéndome primero la nata que era lo que más me gustaba o me comía primero el chocolate y dejaba la nata como recompensa final para saborearla mejor y quedarme con mejor sabor de boca. Unas veces empezaba por la nata, otras por el chocolate e incluso a veces llegaba mi hermana y me robaba la última cucharada. Esto último hacía más difícil mi decisión, porque no sabía si aprovechar el momento y disfrutar de la nata nada más quitarle la tapa o arriesgarme a dejármela como recompensa (que era lo que hacía casi siempre) y arriesgarme a que me la robaran. Pues bien, con el tiempo empecé a trasladar esa pregunta metafóricamente a mi vida con frecuencia y resulta una de las preguntas más antiguas que más me rondan la cabeza a menudo. Y es que cuando tienes que hacer dos cosas y una te gusta más que la otra ¿cómo te decides? ¿haces primero lo guay y luego ya harás lo demás porque estás contenta y relajada o haces primero lo más pesado contemplando lo otro como recompensa para motivarte y acabar antes? No sé qué pensáis vosotros, yo últimamente prefiero hacer primero lo que más me gusta porque, sinceramente, nunca sabes cuándo vas a tener que salir corriendo por una emergencia y dejar el postre a medias sobre la mesa o va a venir una abusona a robarte tu momento de disfrute. Yo por si acaso busco el mejor momento del día para disfrutar sin prisas del postre y además empiezo por la nata siempre, no sea que en uno de estos experimentos que hacen los suecos se acabe el mundo…¡qué me quiten lo bailao!

1 comentario:

MoHiKaNa dijo...

La verdad que nunca me había planteado esta cuestión. Tengo días que me como la nata primero, otros dias la mitad de la cuchara con nata y la otra mitad de chocolate y otros días lo mezclo todo y para dentro....... la verdad no creo de las que pueda resolver ese dilema, me conformo fácilmente, jejejejeje.

Biquiños.