miércoles, 18 de mayo de 2016

Mi vida es muy complicada...


A menudo siento que mi vida es muy complicada, demasiado estrés, agobio, prisa, ¡¡¡demasiadas cosas!!! Ahí está la clave del asunto: no sé si demasiadas cosas (¿cuánto es demasiado?) pero por lo menos sí muchas cosas. Pero claro, como todo en la vida, es relativo en función de frente a qué lo compares ¿es que no habrá vidas más complicadas que la mía? o mejor dicho ¿con más cosas? Seguro que sí. ¿Y lo llevarán tan mal como yo lo llevo a veces? Pues supongo que aquí habrá respuestas para todo, y entre ellas habrá personas que dirán que lo llevan bien. ¿Pero por qué esas personas lo llevan bien y yo a veces lo llevo tremendamente mal? Creo que la respuesta es: "porque así lo han elegido". Esto es muy importante: ELEGIR. Elegir cambia tu vida, te hace sentir mejor, porque cuando no siente que eliges entonces te sientes atrapada, castigada, condenada, tratada injustamente, soportando un peso impuesto, etc. Esto es algo que me ha costado mucho aprender y que me siento muy muy muy orgullosa de haber aprendido en terapia: siempre se puede elegir (ya lo decían en Mentes Peligrosas, ¿no?). Pondré un ejemplo: hace unos años me quedé sin trabajo y lo pasé fatal, entré en una depresión profunda que parecía no tener fin (cierto es que se juntaron más cosas) pero yo estaba convencida de que estaba deprimida porque me sentía inútil por no tener trabajo. Entonces se me ocurrió una idea: me puse a estudiar una segunda carrera, parecía que tenía la solución ¿verdad? Pues lo cierto es que me costó muchísimo porque cuesta mucho volver a estudiar cuando hace años que lo has dejado y sobre todo si ya eres adulta (que no tu mente no es tan plástica y esponjosa como la de los niños que lo absorben todo) y sobre todo cuando tu vida de adulta te abruma de obligaciones y ya no diré si encima tu salud va de mal en peor. Total que me pasé meses protestando porque tenía mucha carga lectiva (he realizado una carrera de 4 años en 2'5), era muy difícil, me costaba mucho, no tenía tiempo libre en absoluto, etc. Así que un día mi psicóloga me dijo "pues déjalo, deja la carrera, si tan malo es déjalo". Según ella si era tan malo y me sentía tan castigada por la vida a forzarme a hacer este gran sacrificio lo más saludable era renunciar y ser feliz. Pero entonces le dije "no puedo dejarlo porque es la única oportunidad que se me ha ocurrido para salir de este agujero y además ya me he gastado un dineral y sería tirarlo a la basura" y entonces me preguntó "Por supuesto que 'puedes' dejarlo" y yo "Que no, que no puedo" Y ella "Claro que sí, llamas y dices que te das de baja y ya lo has dejado, claro que puedes" y entonces me di cuenta de a dónde quería ir y le contesté "pero es que no quiero dejarlo, esto valdrá la pena aunque ahora me parezca insufrible porque me abrirá la puerta a un lugar donde estoy deseando llegar" y de repente el peso se alivió y ya no me sentía obligada a estudiar, ni castigada por la vida y tenía ganas de estudiar otra vez y de luchar por mí, porque estudiar otra vez era mi elección, no era una imposición, ni un castigo. No sé si entendéis lo que quiero decir con este ejemplo.

Así que ahora cuando pienso que mi vida es muy complicada, a veces me siento a pensar y acabo sonriendo y agradeciendo tener la oportunidad de vivir tantas cosas y otras veces doy un paso más y hago una lista de todas las cosas que la componen y requieren mi tiempo en este momento y de por qué he elegido hacerlas (qué recompensa hay al final de la cuesta). Incluso si estoy muy muy negativa y tengo un día muy malo doy otro paso más, porque es entonces cuando me intento sabotear a mí misma y empiezo a ponerme ejemplos de fulanito o menganita que tienen una vida muy sencilla y mucho tiempo libre. Entonces cojo la lista que he hecho antes y me pregunto a mí misma si ellos tienen esos beneficios y si serán felices con tanto tiempo libre que parece que tienen y realmente lo estarán disfrutando. ¿A qué me refiero? Pues a que puedes tener tiempo libre y pasarte la tarde en el sofá chupando tv y estar en plan zombi, desconectado del mundo, sin sentir, simplemente estando. O puedes pasarte la tarde en el sofá viendo tus series favoritas y disfrutando, y generando endorfinas porque estás haciendo algo que te encanta. Hay muchas maneras de utilizar tu tiempo libre pero para mí sólo existen dos grandes categorías: dejándolo pasar y disfrutándolo. Y es curioso, pero casi siempre, tanto fulanito como menganita suelen tener una vida muy tranquila porque no es esfuerzan en nada, ni siquiera en disfrutar de su tiempo libre.

Pues resulta que es cierto que yo dispongo de menos tiempo libre del que me gustaría pero cuando lo tengo lo disfruto y lo aprovecho. Y mi día a día "tan complicado" es porque me encanta aprender y me paso la vida aprendiendo cosas nuevas, afrontando nuevos retos y procurando ser lo más feliz posible, y eso amigos míos, requiere de esfuerzo. A diferencia de lo que hemos visto en muchas pelis y cuentos infantiles, ser feliz es una cuestión de actitud pero también de trabajo, al fin y al cabo requiere trabajo igual que mantener saludable una relación con otra persona porque al fin y al cabo, ser feliz es una relación que eliges tener contigo misma. 



¿Y vosotros elegís u os sentís castigados, atrapados, etc.? ¿Vuestra vida también es muy complicada?

3 comentarios:

arenita dijo...

No sos una neurótica en absoluto! jaja
Está buenísima la entrada, totalmente identificada contigo (y justo ahora ando con terapia xD )

Miriam Ramírez Morales dijo...

Me ha venido muy bien leer tu post! Desde hoy tienes una nueva seguidora!

Britanny dijo...

Gracias Arenita y Miriam, me alegro de que os sirva mi post :)