miércoles, 6 de febrero de 2013

Cómo solucionar tus problemas

Normalmente, siempre consigo solucionar mis problemas. Tardo más o menos y hay soluciones que parecían definitivas pero se convierten en temporales y hay que volver a empezar. Pero tengo un método que me suele funcionar. Hoy voy a explicarlo aquí por si a alguien le sirve. Lo voy a llamar El Método Britanny jejeje.

Paso 1
Ya tengas un problema o varios más grandes o más pequeños, lo primero que te recomiendo es que cojas papel y lápiz y escribas todo lo que te pasa por la cabeza a modo de lluvía de ideas: cómo te sientes, cosas que te preguntas a ti mismo, cosas que te gustaría que pasaran, cosas que odias, que te hacen daño, que te preocupan, etc. Se trata de que vacíes tu cabeza, de que saques todo lo que llevas dentro.

Paso 2
Una vez que ya no se te ocurren más cosas que escribir. Verás que te sientes como si te hubieras quitado un peso de encima. El problema no está arreglado (por supuesto) pero ya no tienes nada más que decir, y en cierto modo te has desahogado. Así que es hora de darle un tiempo. Te recomiendo que sigas teniendo la libreta a mano por si te ocurre algo nuevo. Pero ahora aprovecha para hacer algo que te distraiga como ver la tele, leer, jugar a algo, dar un paseo, etc. Algo que no te haga pensar mucho, que te permita poner el automoático al cuerpo pero que no necesite mucho la mente. Normalmente, yo aprovecho para chupar tele y suelo escoger pelis tontas o comedias, cosas que no me hagan pensar mucho. 

Paso 3
Una vez que sientas tu cuerpo más relajado y la cabeza despejada, cuando ya no sientes esa tensión corporal y ese tikitiki en la cabeza es hora de dar el último paso. Ahora vuelve a coger lápiz y papel y haz una tabla de dos columnas. En la columna de la izquierda a modo de lista ves escribiendo los problemas concretos que tienes en este momento. Y ahora que estás en frío y más relajada es hora de buscarles solución. ¿Cómo? Coge el primer problema y escribe todas las soluciones que se te ocurran (por disparatadas que sean). Y después a cada solución le pones al lado sus pros y sus contras (sus consecuencias). Por ejemplo: si tu problema es "odio mi trabajo". Como soluciones podrías encontrar: cambiar de trabajo, dejar de trabajar para siempre, dejarlo de momento hasta que encuentre algo mejor, quedarme con él solucionando el problema. Es un ejemplo. Entonces si miramos opción por opción:
a) Cambiar de trabajo: podrías encontrar algo mejor pero no te puedes permitir dejarlo hasta que encuentres otro así que una opción es -sin dejar de trabajar- empezar a buscar otro.
b) Dejar de trabajar para siempre: mmm sí, eso solucionaría del problema definitivamente. El único inconveniente es que no eres millonario ni vives del aire, así que mientras no te toque la lotería esto es una opción que debe esperar.
c) Dejarlo de momento hasta que encuentre algo mejor: si económicamente te puedes permitir un tiempo sin cobrar y crees que tienes posibilidades de encontrar otro, adelante. Pero dependiendo de tu situación económica puede que esta opción quede descartada.
d) Quedarme con él solucionando el problema: ésta es una opción que puede estar más a tu alcance que las demás, pero requiere un análisis más a fondo. Te recomiendo que hagas una lista de todas las cosas que te están agobiendo actualmente en el trabajo. ¿Se trata de un mal ambiente con los compañeros? Quizá puedes empezar a cambiar de aires. ¿Puede que el problema sea que te absorbe todo el día y no te queda tiempo para nada? Aquí hay muchas opciones, desde negociar con el jefe un nuevo horario, hasta buscar la manera de aprovechar más el tiempo. Recuerdo a un amigo que se quejaba porque no tenía tiempo de nada y se le ocurrió llevarse en mp3 un cursillo en inglés y así aprovechaba la hora de la comida en que tenía dos horas pero no le daba tiempo de ir y venir de casa. Dos horas que aprovechaba para comer y aprender inglés. Te puedo decir, que se sentía más realizado porque ahora no sentía que malgastaba su tiempo en la comida y además podía realizar una de las actividades que más deseaba y hasta ahora no había podido hacer. 

No sé si el rollo que acabo de soltar habrá quedado lo suficientemente ilustrado. Pero en resumen, mi método consiste en desahogarme, darme un tiempo para poder ver las cosas desde fuera y en frío y entonces analizar cada problema o situación en particular de forma científica analizando uno por uno todos los pros y los contras de todas las opciones.

Siempre que hago esto es como si desenmarañara una madeja de hilo y ahora veo las cosas más claras para ir deshaciendo poco a poco los nudos.

Este es mi método, cada uno tiene el suyo, pero éste es el que a mí me funciona. Pero que os sirva también a vosotros :)

5 comentarios:

beiconic dijo...

Yo pongo en práctica tu método...con mi blog. Lo abrí para desahogar todas mis mochilitas, y ahí sigo.
Lo malo es que lo mío mucha solución no tiene :S

Britanny dijo...

Hola Beiconic!

Me he pasado por tu blog y lo he leído un poco por encima. Vaya tela con la historia de la boda! Si es que la familia política tiene tela... de ahí tantos chistes de suegras y cuñados, no? jejeje Me ha gustado mucho la decoración muy bonito.

Hay cosas que parecen que no tienen solución pero siempre se puede hacer algo, otro día lo cuento.

El lado bueno es que al menos te desahogas no? Eso ya es mucho! :)

Un saludo y gracias por la visita!

Real Dream dijo...

Me encanta leerte!
Y seguro que tus granitos de arena pueden ser de gran ayuda.
Te sigo!

Un saludo.

Britanny dijo...

Que bonito Real Dream... Gracias! :_)

Tati dijo...

Yo también tuve que crear un blog para desahogarme, nada mejor que escribir para sentirnos mejor.