martes, 22 de septiembre de 2009

Soy rara, pero lo disfruto

Hace tiempo que tengo una sospecha en mi cabeza que poco a poco voy confirmando y asumiendo: soy diferente. No me refiero a mejor ni peor que nadie, sino a que respecto a mi entorno me salgo de la línea en muchas cosas. No me siento identificada con la mayoría sino con unos pocos. Lo que pasa es que me da que esos pocos cada vez somos más y un día superaremos a la mayoría.

Me refiero a otros neuróticos (yo los llamo así). El otro día caí en la cuenta viendo un antiguo capítulo de la famosa serie ochentera Primos lejanos. Estaba ya harta de la telebasura y como me gusta acompañar la comida con alguna telecomedia y se me van acabando las propuestas decidí echar mano del pasado. Recordaba que era una serie que me había gustado en su momento y que Balki siempre me hacía reír y la típica “no seas eridiculo”. Pero lo que no recordaba era que su primo Larry Appleton (el otro prota) me caía fatal. Me cae fatal porque está amargado y porque va de superior por la vida ante su primo el paleto del pueblo. Sin embargo, a parte de eso hay algo en Larry que a medida fui viendo capítulos me fue resultando familiar: es un personaje neurótico. Un amante de las rutinas, del orden, de la limpieza, de no salirse del “plan previsto”, poco sociable, antiespontáneo, que disfruta en casa de sus pequeños hobbies y adora la paz y la tranquilidad. Casi todo lo contrario que Balki que le van todo tipo de juergas, conocer gente nueva cada día y dejarse llevar. “Yo también soy un poco Larry”, pensé. “Le entiendo”.

Entonces me puse a pensar en cuánto me divertí viendo las 11 temporadas de Frasier. Llenas de historias de los hermanos Crane, dos hermanos psiquiátras bastante snobs –aunque de buen corazón y procedentes de raíces humildes- que la mayor parte del tiempo sólo se sienten a gusto y comprendidos entre ellos mismos. ¿Por qué? Pues porque también son unos neuróticos. Frasier es un obseso del orden y la limpieza que nota a la legua si has movido una figurita de sitio, que siempre tiene plan a y plan b, un amante de la paz y la tranquilidad de su casa frente al barullo y al gentío de la ciudad.

Poco después me acordé de las risas que me he echado con la genial y reciente The Big Bang Theory (Big Bang, creo en castellano). Una serie de cuatro amigos frikis-frikis (o mejor dicho geeks). Los tipicos enganchados de los videojuegos, los cómics, con importantes títulos universitarios. Unos entendidos de la física pero unos ignorantes de la vida. Suerte que tienen a Penny, su vecina, que es del mundo de a pie y les va a echando un cable. Si no la habéis visto es divertidísima (os la recomiendo pero ya!). En fin, en esta serie también hay un personaje superneurótico al máximo: Sheldon Cooper. Sheldon es uno de los neuróticos más extremos que jamás he visto en tv. Tiene que sentarse siempre en el mismo sitio y no duda en echar a un invitado de su lado del sofá. Planifica su vida al minuto tanto su rutina diaria, como semanal. Ama la planificación, el orden, la limpieza, el ahorro y todo lo que tiene que ver con la paz, la tranquilidad y la previsión. Le gusta tenerlo todo bajo el más estricto control y también tiene problemas de relación social.

Yo me considero una tía simpática y sé desenvolverme con gente nueva normalmente, pero reconozco que no me gusta mucho conocer gente nueva. Sobretodo si se trata de un grupo nuevo o soy yo la única nueva. Es decir, si mi chico me tiene que presentar a sus amigos prefiero que lo vaya haciendo en pequeños grupos porque las grandes multitudes de personas me ponen un poco nerviosa. Además soy una loca del orden y la limpieza. Y no sólo me refiero a la casa, también tengo ordenados todos los datos que he ido grabando del pc, tengo bases de datos diferentes para poder localizar diferentes cosas, organizo la semana normalmente los domingos por la noche (lo que voy a comer, el plan general a seguir, las actividades a hacer, etc). Me gusta tener varios planes hechos. No quiere decir que siempre los siga al pie de la letra, muchas veces no hago nada de lo que tenía previsto o sólo un poco pero lo que no soporto es no tener ningún plan prediseñado. He aprendido a coger el coche y no entrar en pánico cuando me pierdo (si dispongo de tiempo, gasolina y dinero) pero reconozco que NO me lanzaría a hacer un viaje sin mirar el mapa primero. Me gusta calcular los gastos previstos, adoro mis rutinas y costumbres y a veces disfruto más estando sola que acompañada. Siempre me he sentido rara, e incluso mal. Soy la mediana de tres hermanos. Mis hermanos y mi madre son relaciones públicas, tienen montones de amigos y no saben estar en casa. Mi padre y yo en cambio nos parecemos más. Preferimos una noche de cine y sofá que cualquier otro plan y no nos gusta mucho salir. No es que viva recluida en casa, ni muchísimo menos, pero me gusta más salir con una amiga a tomar un café, dar un paseo o quedar una noche para ir a casa de fulanito que salir de fiesta, quedar con un grupito o pasarme el día entero fuera de casa. Nunca he sido de grupitos sino más bien de uno o dos amigos, el resto de mis amigos no se conocen entre ellos. Y últimamente debido a diferentes motivos llevo 3 meses en los que todo se sale de mi normalidad y mi grado de ansiedad ha aumentado desproporcionadamente. Decidí cambiar las cosas porque llevaba tiempo inmersa en la misma rutina y animada por algunos a cambiarlo todo, una vez más hice mal. Yo era feliz con mi rutina, para mí la palabra rutina no tiene una connotación negativa relacionada con aburrimiento sino una positiva relacionada con paz y tranquilidad. Hace dos días que he vuelto a mis antiguas rutinas y vuelvo a ser feliz y a encontrarme bien.

¿Qué le voy a hacer? Llevo toda la vida sintiéndome rara y diferente al resto y considerando eso como un defecto. A día de hoy me alegro de aceptarme a mí misma y haber cometido los errores suficientes como para darme cuenta de que me alegro de ser diferente, de que lo considero una virtud en lugar de un defecto y de que mi vida “rutinaria” que los demás tanto critican me llena por completo y me hace feliz. Cosa que muchos todavía ansían y yo he logrado encontrar. ¡Qué vivan los neuróticos de película y de verdad!

¿Alguién más se ha sentido idenficado con algún personaje de las minorías televisivas?

En el siguiente video podéis ver un fragmento de una de las paranoias que le dan a Sheldon en The Big Bang Theory cuando va a comprarle un regalo a su vecina Penny. Divertidísimo y da que pensar, yo misma he pensado eso alguna vez…


8 comentarios:

MoHiKaNa dijo...

Me encantan ese tipo de miniseries. Y que quieres qe te diga a mi es que Sheldon me encanta, es que me parto con él, jajajajajajaja.

simplemente yo dijo...

A mí me encantan pero no me parezco, soy más bien de las de salir y salir to el día, eso sí ya de marcha no, que me cansa, pero estoy to el día en la calle. Lo que sí me cuesta es no tener planes, eso me pone muy nerviosa.
Por cierto lo de Sheldon ya roza alguna enfermedad, además de rasgos autistas, yo diría que tiene algo que paranoide. Besos

Trasto dijo...

Bueno, no creo que ser diferente sea sinonimo de ser rara, al menos no creo que lo sea en tu caso.

Un pequeño inciso: me encantaba primos lejanos!! me han entrado ganas de bajarme capitulos eh? jeje

Y bueno con lo de la rutina, la verdad es que yo creo que soy un poco lo contrario. Por una parte si que me gusta organizarme en depende que cosas pero por otra me gusta pensar en eso de "me gusta levantarme sin saber lo que va a pasar", supongo que oprque me gusta lo improvisado, supongo q porque yo lo soy. Y eso del mapa... yo estoy deseando hacer un viaje sin destino pensado, donde me lleve el viento! pero con dinero claro. Supongo que eso de la rutina depende much de los casos...

Aqui lo importante de todo esto es que nos encontrmos bien con nosotros mismo siendo como somos, y creo que lo lo estás, asi que me quedo con eso ;)
Besitos Brit!!

Yoyo dijo...

Pues debo decirte, que casi al 100% soy como tu... me he sentido identificada en la gran mayoria de las cosas, sobre todo en lo de a la hora de conocer a gente... así que no eres la única rara je ;)

Tambien me encanta acompañarme de series, ya que como tu dices, la tele es telebasura...

Besos
Yoyo

Shamrock. dijo...

Bonito blog :)

http://littlecarrousel.blogspot.com

La Flauta de Pan dijo...

Trasto yo pienso como tú, ser diferente no quiere decir que seamos raros, cada uno es como es y tiene sus características...Si todos fueramos iguales...A mi particularmente no me gustaría ser como determinadas personas...
Enhorabuena por el blog y felices fiestas a todos!!!

bsss

www.lasflautasdepan.blogspot.com

Anónimo dijo...

Buff,he buscado en el google la palabra "soy rara" nada mas y me encuentro con tu blog me he puesto a leer y veo k te ha pasado lo mism o k ami,pero todo exacto hace poco me he cambiado mi rutina pero me ha cogido tambien ansiedad y me he puesto mal y hace pocos dias he decidido volver a estar omo siempre,a mi rutina i me siento mejor i yo tambn hace poco he decidido k lo k ls demas digan no me importa,voy a ser como soy y tambn estoy feliz siendo rara...todos lo que has dicho ha encajado conmigo,es komo si hubiera estado leyendo mi mente. :D

Un hirikomori en potencia dijo...

Primos lejanos la considero la serie más tierna que nunca haya visto.

Yo también necesito planificar cada detalle de lo que se sale de la rutina diaria.