martes, 1 de julio de 2008

Anhedonia

Esta mañana curioseando por ahí he acabado involuntariamente en la página de la Wikipedia que habla del placer. La verdad es que nunca me hubiera imaginado que existen tantos tipos de placer distinto. Claro que a veces te paras a mirar a la gente que te rodea y te das cuenta de que cada uno experimenta placer a su manera, muchas veces distinta de la tuya: observando una obra de arte, comiendo (más habitualmente chocolate), realizando actividades de riesgo, machacándose con el deporte, durmiendo, fumandose un cigarrillo, practicando sexo, viajando, etc. Nunca me había parado a pensar en el placer como una forma agradable de satisfacer nuestras necesidades (hambre-comida, fatiga-sueño, aburrimiento-ocio, etc). Simplemente consideraba el placer como algo adicional, fuera del plano de las necesidades del ser humano. Siempre lo he relacionado con la etapa actual de la sociedad moderna porque pensando en nuestros antepasados no me los imaginaba disfrutando de placeres. Pero es que a veces todos somos estrechos de miras con algún tema que no nos hemos parado a pensar de forma no superficial y mucho me temo que estaba confundiendo el placer con el ocio. La sociedad del consumo del ocio como evasión de la realidad en la que yo creo que vivimos en este momento y a este lado del mundo la mayoría. Pero claro viéndolo así el placer siempre ha estado presente en la vida de las personas de una u otra forma, incluso en la vida de nuestros antepasados. Aunque yo no lo imaginara seguro que experimentaron placer sin tener tecnología, viajes low cost o todo un abanico de drogas. Seguro que sentían placer al acostarse después de un día duro de trabajo, al llevarse algo a la boca en época de escasez, al ver nacer y crecer a sus hijos o al compartir momentos agradables con sus familiares y seres queridos.
A veces pienso que antes la gente era más feliz que ahora. Antes todo el mundo tenía sus ratos de obligación y sus ratos de ocio. Hoy día hay gente que trabaja 10 horas diarias seis días a la semana, gente que aparentemente lo tiene todo pero que se siente vacía, la depresión y la ansiedad son las grandes plagas del s. XXI. Eso me ha llevado a pensar de nuevo en un concepto que una vez me explicó un psicólogo en una de nuestras sesiones: Anhedonia. Según la Wikipedia la Anhedonia se define como la incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Aquel buen hombre le puso nombre a mi apatía de aquel momento y muchas veces desde entonces me he preguntado cómo de frecuente se da este "fenómeno" entre la población y si se trata de algo que la propia sociedad actual va esparciendo o también tiene relación con la herencia genética. He ahí mi gran duda y una de mis recurrentes luchas diarias, no sé si la genética influye pero yo vengo afectada doblemente por mis genes maternos y por la educación que percibí. Es un poco triste, y es algo que trato de paliar, pero a veces pienso que hay muchas personas como mi madre por el mundo tan perfeccionistas y autoexigentes que nunca tienen suficiente, que siempre quieren más y mejor y por lo tanto que nunca sienten placer. Que no saben disfrutar de lo bueno del Ahora pensando en saborear lo mejor del Futuro. No digo que no sean felices, todos tenemos momentos felices en nuestras vidas, a lo que me refiero es a que hay personas que encuentran muchos más obstáculos a la hora de disfrutar de algo o de alguien. Personas que no saben valorar una puesta de sol, una canción, un beso, una mirada, una sensación, un momento de paz, ... personas que siempre quieren más.

"Que sólo las cosas malas cambien"
(Spanglish)

7 comentarios:

Dita Ciccone dijo...

yo padezco totalmente el síndrome de Stendhal, pienso dedicarle un post de hecho... como buena libra, jeje
la gente que nunca está conforme con lo que tiene me pone enferma. Aunque es necesario siempre aspirar a más para evolucionar, pero esta gente q siempre ve el jardín del vecino más bonito que el suyo, me enerva...
Muchos besos, buen post!!! bonitas reflexiones...

Hada dijo...

Me ha gustado todo lo que leí en este post, son cosas en las que pienso todos los días y es que nunca debemos renunciar a esas cosas que nos hacen felices sólo porque no tenemos tiempo y estamos muy ocupados. Hay pequeñeces que podemos hacer y disfrutar, el secreto está en hacer las cosas que nos gustan y disfrutar cada instante de nuestra vida.
Un abrazo!

Fulanita de tal dijo...

¡Hola!

Antes de nada, decirte que me encanta tu blog, y que ha sido todo un descubrimiento para mi toparme con él. Cuentas con una lectora diaria :)

Y referente al texto...es una reflexión muy apropiada para el tiempo en el que vivimos. Una sociedad baja en valores morales y éticos. ¿Conoces la filosofía del hombre sin camisa?
Vivimos en un mundo efimero que nos vende humo, nos dejamos fascinar y confundimos los placeres con el divertimento.

La vida está llena de cosas pequeñas, y la felicidad se encuentra en ellas.

Britanny dijo...

Dita: ni idea de lo del síndrome de Stendhal pero antes de investigarlo esperaré a que me lo cuentes tú con esa gracia que tienes en tus posts ;)

Hada:sabía que te gustaría este tema, nos conocemos poco pero creo que coincidimos bastante en nuestros valores primordiales en la vida :)

Fulanita: Gracias por tu afecto, me encanta que te guste el blog porque siempre reconforta encontrar a más neuróticas, mal de muchos...
No conozco la filosofía del hombre sin camisa, te invito a que me la cuentes. Pero si te gustan estos temas te invito a que te pases por http://www.lacoctelera.com/crisisexistencial, de hecho tengo pensado dedicarle un post en breve a este buen amigo que es un maestro del tema y lo mismo me pongo luego un rato y os cuento.

Besitos a todas!

Dita Ciccone dijo...

Britanny te he dejado un premio en mi último post
un besazo

Dita Ciccone dijo...

con el premio, pues haces un post, lo cuelgas, y se lo entregas a su vez a quién tú quieras, besos

rakelita dijo...

Para todas aquellas personas a las que les cuesta saborear los placeres de la vida, les recomiendo que lean el libro: "El encanto cotidiano" de Sarah Ban Breathnach!!