lunes, 22 de noviembre de 2010

¿Complejo de superwoman?

¿A veces tienes días que se te hacen eternos? ¿O días que desearías que tuvieran más horas porque no te da tiempo a acabarlo todo? Eso nos pasa a muchas. No quiero sonar feminista pero lamento decir que desde mi experiencia conozco a más supermujeres que superhombres. Las mujeres tenemos que rendir en todas las facetas: madre, hermana, amiga, trabajadora, hija, esposa, etc. Y eso sólo los roles principales, porque luego la mayoría vienen con sub-roles ¿cuántas de vosotras tenéis también que ser multifunción en el trabajo? Yo soy profesora -admito que me encanta- pero es agotador. Un profesor tiene que hacer de padre, amigo, psicólogo, actor, cómico, artista, administrativo, y mil más. Mi madre, sin ir más lejos, en su rol de madre y ama de casa hace de: economista, supervisora de compras, jefa de dirección, técnica reparadora, gabinete psicológico, etc de la familia. Eso prinpalmente por ser mujer (hay excepciones por supuesto). Lo digo porque la mayoría de hombres tienen dos funciones: trabajo y su tiempo libre. Y si tienes suerte igual se portan en casa o en la relación. Pero nada más. Mis amigas van todas de culo (como yo), es todo un acontecimiento intentar vernos todas a la vez, parece una cumbre a lo G20. Mis amigos en cambio, puedes llamarlos para tomar café cuando quieras que casi siempre están disponibles. ¿Se organizan mejor? NO. Tienen menos cosas que organizar.

Y ya para colmo si eres una persona hiperactiva, llena de ideas, proyectos y con ganas de aprender, mejorar y superarte a diario... eso ya es la élite. La élite no conoce el tiempo libre como tiempo de ocio sino como tiempo para aprovechar para hacer más cosas todavía. Sentarse en el sofá a ver una peli no es suficiente, hay que estar haciendo más cosas a la vez. Por ejemplo: ver una peli, que a su vez sea en versión original para repasar un poco el inglés, mientras tu gato se duerme en tu regazo y le mimas un poco y tú aprovechas de camino para coser. Ese fue mi plan de ayer por la tarde (domingo). Pero puedo rizar el rizo: estaba viendo la peli en el pc, sentada en mi cama, así que tenía el ratón al lado y mientras hacía todo eso iba descargando cosas. ¿Cómo lo hago? Práctica. Llevo desde que nací con una agenda diaria en la que no hay ni un espacio en blanco.

Hay días que ya no puedo más. Me canso. Me siento agotada física y/o mentalmente y me dan ganas de mandarlo todo a la mierda en un acto de rebeldía y no levantarme de la cama. Luego respiro hondo y pienso en algo muy concreto: tengo una tía que está soltera (cincuenta y tantos). Vive en un pueblo muy pequeño (menos de 200 habitantes) y tiene una paga por cierto grado de invalidez (nada que no le permita hacer una vida prácticamente normal). No trabaja, apenas sale de casa lo justo para ir a comprar y sólo mantiene contacto habitual con dos vecinas de su calle que para colmo no le caen muy bien. Cuando viene a visitarnos (ella tiene un piso aquí, en "la gran ciudad") se queja de que se siente muy sola. Nos pone verdes y multicolores porque no vamos a visitarla y no nos pasamos la tarde en su casa como hacíamos antes (nota: antes también venía mi abuela y por supuesto íbamos a verla porque la mujer no estaba para muchos trotes). Mi tía y yo siempre acabamos discutiendo por las mismas cosas: yo le comento que todos nos sentimos solos, que incluso cuando vives en una casa con más gente te sientes sola. Que hoy en día todo el mundo va a su bola principalmente porque trabajamos muchas horas y tenemos muchas responsabilidades, lo cual equivale a poco tiempo libre que destinamos principalmente a ducharnos y dormir. Ella no lo entiende. A mí también me cuesta entender que haya personas que carezcan de ilusiones, proyectos, metas, etc en la vida. No tiene ni parece que haya tenido ninguno nunca. Hasta hace unos años que vivía mi abuela todo iba bien porque vivía volcada en ella. Desde que falleció parece que no ha superado su muerte. Creo que lo que le pasa es que mi abuela era su única misión/ilusión en la vida. No ha sabido encontrar más.

Me parece muy triste. He intentado mostrarle mi punto de vista y animarla a que se apunte a cosas, que cultive aficiones, que conozca más gente. Se niega.

Puede sonar egoísta pero cuando tengo un día estresante y me planteo por qué hago tantas cosas me acuerdo de mi tía y otras personas parecidas que conozco y me doy cuenta de que hago tantas cosas porque tengo ilusiones, aspiraciones, me gusta aprender, me siento realizada haciéndolas y si tuviera el tipo de vida que tiene mi tía no sería feliz. Por mucho que me den ganas a veces de no tener nada que hacer. Sé que si no tuviera nada que hacer, sería una muerta en vida.


Un beso a todas las "superwomans" que día a día sobreviven y encima son capaces de esbozar una sonrisa y hacerlo con sentido del humor. ¡Ánimo!

1 comentario:

Hada dijo...

Los tiempos actuales nos exigen cada vez más que desarrollemos nuestro lado multifácetico, manteniendo el equilibrio de todos los roles... Al final del día, sí terminamos agotados, pero con la satisfacción de haber dado todo de nosotros. Además, nunca tenemos tiempo de aburrirnos =)
Abrazos!