sábado, 22 de mayo de 2010

Mi primera experiencia de profe en la pública

Tres semanas después ahí va mi experiencia...

Cuando llegué al centro la jefa de estudios me recibió con mucha ilusión porque les hacía mucha falta el relevo. Le comenté que era mi primera sustitución y me dio muchos ánimos porque tengo los peores cursos: 5º y 6º. No son sólo malillos por la edad en la que están sino porque es el centro que más alumnos recibe de un barrio marginal cercano donde hay muchos problemas de delincuencia, drogas, etc. Me dio los nombres y un par de detalles de cada pieza. Le pregunté si el profesor al que sustituyo me había dejado algo preparado y si volvería pronto (en principio eran 3 días). Me comentó que no me había dejado nada y que tenía la baja por depresión (mal rollo).

Tres semanas después me alegro a diario de seguir sana y salva y de mantenerles a ellos a salvo también. Lo de dar clase ya me di cuenta el segundo día que era un asunto secundario. Mi principal objetivo es que no se hagan daño ya que suele haber peleas, hay niños agresivos, con problemas serios de conducta, niños que tienen problemas psicológicos y tienen su medicación (incluso tengo un niño autista que viene a clase con su cuidadora), etc. Visto el panorama imagináos cómo estoy. Por suerte los compañeros son de lo mejorcito, me animan mucho y además había dos de ellos que casualmente eran amigos de mi hermana con lo que fue más fácil la incorporación.



Por suerte no tengo una jornada completa, de hecho tengo el jueves libre por ejemplo por lo que el horario está genial. Además me ha tocado en el pueblo de al lado así que en menos de media hora estoy en casa.

De momento estoy contenta de haber empezado ya el camino que tanto tiempo llevo esperando. Cruzo los dedos para que el chico al que sustituyo se incorpore a finales de la semana que viene porque hay cosas que no hay quien las aguante y sobretodo si eres nueva, y sobretodo si eres mujer. Parece que a los profesores hombres les respetan un poco.

De lo que estoy más contenta del todo es de mi actitud. A pesar de haber tenido que presenciar situaciones que considero que podrían salir perfectamente en las notícias he logrado mantener la calma, ni una taquicardia, ni una pizca de ansiedad. Me siento muy orgullosa por ello. Además, me gusta eso de ser "la profe", es una sensación que no sé cómo explicar, es algo que uno nota que es lo suya, que disfruta con ello. Hay días más complicados y un poco menos pero en general todos son malos. Suerte que luego sales al pasillo y con los compañeros con eso de mal de muchos... Cuando mis amigos y conocidos se han enterado de dónde estoy me han dado muchos ánimos, al parecer soy de las pocas que no sabía que era un centro tan malo. La verdad es que entiendo que gran parte de la plantilla esté de baja (incluso la directora, que ni la conozco). Ya os seguiré contando qué tal sobrevivo. Ojalá pueda deciros dentro de una semana que he terminado mi trabajo allí.

Mi mesa :)



2 comentarios:

Trasto dijo...

Ay pobre... justo te ha ido a tocar la peor clase!!! Pero que orgullosa estoy de ti!!! Por suerte solo serán pocos dias y dentro de nada te librarás de esos monstruitos jeje. Pero piensa que estas sitruaciones sirven para coger mas experiencia, aprender... si si, lo tipico pero es verdad, asi que tu sigue asi!! y piensa que es algo muy muy temporal ;)

Besitos guapa!! y quiero verte ya!!! jeje
Muaaak!

simplemente yo dijo...

También sé lo que es eso, y luego una vez que hayas pasado por ahí, lo mejor es que te verás preparada para cualquier cosa. Besos y ánimos