lunes, 25 de abril de 2011

Ya no soy tan hipersensible

Hace tiempo me planteaba cómo dejar de ser hipersensible. De hecho, es uno de mis posts más visitados y comentados y además muchísima gente me ha escrito al correo privado para comentarme más sobre ello. Está claro que es algo que nos preocupa, porque nos hace daño.

Los comentarios de los demás nos afectan, a unos más que a otros. Hay personas que los oyen pero no los tienen en cuenta y, en cambio, otras no pueden sacárselos de la cabeza por más que quieran. He de decir que personalmente en este terreno he ido evolucionando mucho. De hecho, como dice el título, ya no me considero hipersensible. Digamos que ya me he desecho del "hiper". ¿Cómo? Pues supongo que por experiencias que te brinda la vida. En mi caso me he cansado y me he dado cuenta de que realmente tenemos poco tiempo de vida. Hace poco tenía 17 años y dentro de unos días cruzaré la barrera de los 29 ¿dónde se ha quedado mi veintena? ¿cómo la he invertido? De lo que me arrepiento es de haber perdido el tiempo comiéndome la cabeza por comentarios ajenos, planteándome mi vida o tomando decisiones equivocadas guiada por ese tipo de comentarios.

Está claro que nunca lloverá a gusto de todos y el ser humano no está creado para satisfacer a todos los que le rodean. Como decía aquel anuncio de coca-cola que tanto me encantó:

HAS NACIDO PARA SER FELIZ

Por tanto, se acabaron los comentarios ajenos. Soy una persona fuerte y decidida. De hecho, siempre lo he sido pero por temor a parecer soberbia lo escondía y tomaba demasiado en cuenta los comentarios ajenos. Al final ha resultado que por temor a algo he acabado haciéndome daño yo misma así que se acabó. Esto es como dejar de fumar: un día tienes que decidir que no es que lo estés dejando sino que YA lo has dejado (palabra de ex-fumadora).

Es un cambio que sienta bien y que empieza a notarse alrededor. Hace unos días, por ejemplo, salí a cenar con unos amigos y hubo una gran diferencia. Normalmente, suelo defender a capa y espada mis ideas y si alguien plantea una opinión con la que no estoy de acuerdo no me callo. Así de sufridora he sido. ¿Qué si hay que defender los ideales? Por supuesto, pero sólo los importantes. Ya no me enfado cuando un amigo comenta que los animales domésticos son caprichos que tenemos y que a los dos días nos cansamos (mi gordo ayer cumplió 15 añazos y cada día le quiero más) o ya no salto cuando alguien dice "esto es así". Será "así" para ti, en mi casa se juega de otra manera.

Estoy más tranquila, más calmada, me siento más en paz conmigo misma. Simplemente porque dejo que los demás expresen sus opiniones sin tomármelas a pecho. Yo tengo claro cuáles son mis elecciones en la vida y al igual que no voy a obligar a nadie que las comparta no tengo por qué compartir las de los demás. Cuando alguien dice algo con lo que no estoy de acuerdo o hace una crítica sobre algún aspecto de mi vida, sonrío y no le doy importancia. Al fin y al cabo sólo yo sé cómo de importante son las cosas y qué tanto de cierto hay en esa afirmación. Ya no me siento que tenga que justificar o defender con uñas y dientes mis decisiones. Con la mayor paz y tranquilidad del mundo notifico a los demás que esa es la decisión que he tomado y que en caso de que me equivoque asumiré las consecuencias pero no cambiaré mi decisión si estoy segura de ella.

Os lo recomiendo, en serio, no os sintáis atacados por comentarios ajenos. No dejeis que os invada la inseguridad ante personas que no tienen todo el conocimiento de la situación que os rodea, tú eres tu propio experto en cada tema porque tratándose de ti nadie sabe más que tú mismo. Si tuvieras un problema sobre algún tema que desconoces (hacerte un traje, arreglar las cañerías, construir una casa, etc) ¿a quién le harías más caso al experto o cualquiera que opinara? Yo tendría en cuenta todas las opiniones pero el experto tiene más peso, por ello es un experto.

Por cierto, una vez me dijeron una definición de experto que me encantó:

"Un experto es un sujeto que ya ha cometido todos los errores posibles en un campo determinado"

No sé vosotros pero yo me considero experta en mí misma.


Un beso y un abrazo a todas las personas que tienen el don de la sensibilidad que tanto nos acerca y nos empatiza con el resto del mundo. A disfrutar de los sentimientos y no a dejarnos torturar por ellos!!

9 comentarios:

Lucía dijo...

Me gusta lo que escribiste!
Soy una persona extremadamente sensible, y sinceramente, es una mierda... todo afecta, todos los días, todo el tiempo. Es insoportable.
Esto me da una puntita de donde agarrar para cuando me parece que estoy tomando muy a pecho opiniones ajenas.

Anónimo dijo...

yo tambien soy hipersencible y eso me confunde porque aveces no se si estoy mal o bien por ejemplo no se si estoy juzgando, o yo misma hago historias en mi cabeza o estoy en lo correcto por ejemplo estoy con persona y hay algo que no me da buena espina siento una energia rara por sus actitudes o no se si la estoy juzgando todo me afecta,me preocupo antes de que pasen las cosas,reacciono rapidamente a las situaciones o simplemente me duelen o me preocupan,siempre ando persiviendo todo a mi alrededor y lo que dicen me afecta o reacciono.quisiera ya no sentirme haci.

Anónimo dijo...

Excelentes experiencias, también lucho con la hipersensibilidad. Hace poco escuché una conferencia sobre este tema y la verdad, el asunto puede hacernos daño, así como a los demás. Lo mejor es vivir respetando, pero no torturándonos.

edith dijo...

hola, sabes no se ahora en que andaras , si abriras este tu blog , pero solo queria hacerte saber q yo soy algo hipersencible, queria saber como asi lo superastes , ya q mi esposo dice q nunca cambiare esq aparte de mis llantos ,me ofusco demaciado.
galleta

Anónimo dijo...

Me pasa lo mismo soy hiper sensible, ayer vi a mi novio y me hizo un comentaro por el cual yo m ofendi, la verdad pierdo mucho tiempo estando molesta y no lo aprobecho con mi novio, yo lo amo porque me ha tenido mucha paciencia y la sigue teniendola creo que y me toca poner de mi parte pero no se que hacer para quitarme esta hipersensibilidad
Dios los bendiga

MARIL dijo...

Hola, siempre he sabido, ya desde niña que era una persona extremadamente sensible. Con la madurez poco a poco he ido aprendiendo, que las cosas no deben afectarnos tanto. Pero con todo y eso, me siguen afectando en demasía. Me gustaría, que no me hiciesen daño los comentarios que a veces me hieren. Y me gustaría sentirme comprendida, cosa que me pasa con muy pocas personas. Casi con ninguna. Esta soledad es parte de mi misma. Quiero seguir siendo especial, por decirlo de algún modo;mi intuición, mi empatía, mi capacidad de entrega. Pero no quiero sufrir tanto. Es incompatible quizás esto. Se puede lograr?.

Anónimo dijo...

Hola gente,quería unirme a vosotros....yo también soy hipersensible.Siempre he pensado que era una ventaja empatizar con las personas,escucharlas y comprenderlas más alla de sus palabras.Pero lo cierto és que sí bien disfruto de las alegrías a un nivel superior,(cosa que me llena de alegría el corazón),también las tristezas,los pequeños sin sabores del dia a dia,se me clavan más....los tengo demasiado presentes.Me gustaría que no me afectaran tanto los comentarios.....Gracias por el blog.

Anónimo dijo...

Que tal yo yambien sufro por esto, casi siempre alejo a mis seres queridos o a las demas personas xq me moletan sus actitudes cuandos ellos ni siquiera buscan herirme o hacerme algo, todo me afecta, pero tambn son muchos dias enq soy alegre, es molesto sufrir esto, me gustaria seguir dandole seguimiento a mi situacion no se que estrategia tomar para loggrar ser ese chivo alegre q soy cuando nada me afecta

BEATRIZ dijo...

Me encanto tu comentario me identifique con tu experiencia y solo agregaria que la persona mas importante y valiosa eres tu y que ante todo lo mas importante es lo que a uno mismo le hace FELIZ